Cayetano Zaplana Zapata (1915-2014)

Cayetano Zaplana Zapata (Vida y obra)

Cayetano Zaplana Zapata (1915-2014). Nació el 28 de noviembre de 1915 en El Estrecho de San Ginés, Cartagena, Murcia, (España) y murió el 14 de marzo de 2014 en Pilar de la Horadada, Alicante, Valencia, (España) el anarcosindicalista Cayetano Zaplana Zapata.

Cuando tenía 10 años comenzó a trabajar en la mina de El Estrecho de San Ginés Cartagena, Murcia, (España) con su padre y con 15 años sufrió un accidente laboral, que le rompió en varios trozos la pierna cuando todavía sus miembros no estaban desarrollados, quedando tres años en el hospital y quedando cojo de por vida. Mientras estaba en el hospital murió su padre y al salir tuvo que hacer de cabeza de familia.

En 1933, con Francisco Lledó y otros, organizó la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) en Cartagena. Durante la guerra civil trabajó en los talleres del periódico “Cartagena Nueva”.

En 1939, con el triunfo franquista, pudo coger el barco Stambrook y llegó a Oran, (Argelia), donde fue internado en el campo de concentración de Campo Morand, con Cipriano Mera, José Luzón Morales y otros.

En 1940 fue enviado a trabajar en la construcción del ferrocarril transahariano, que unía Bouarfa, (Argelia) con Colomb-Bechard, (Argelia).

En 1943 se estableció en Argel (Argelia) y tres años después pasó a Francia.

Se instaló en Lyon, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia), gracias a su gran amigo Francisco Pérez, donde militó en las Juventudes Libertarias, de las que fue nombrado secretario de la Federación Regional. Como representante del Movimiento Libertario Español (MLE), a raíz del asalto el 18 de enero de 1951 por un grupo de acción libertario de un furgón postal ante la oficina de correos de la calle Duguesclin de Lyon, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia) fue detenido, con Francisco Pérez, Francisco Sabaté i Llopart, José del Amo Ribera y otros, y encarcelado año y medio, después fue desterrado y confinado durante tres años en Villefranche-sur-Saône, Rhône-Alpes, (Francia). En los años posteriores vivió en Lyon, Auvernia-Ródano-Alpes, (Francia) y Villefranche-sur-Saône, Rhône-Alpes, (Francia), donde trabajó en una fábrica de automóviles. En los años setenta se trasladó a Perpiñán, Rosellón, Cataluña Norte. (Francia), donde permaneció 17 años, militante en la Federación Local de la CNT.

En 1989 dio una conferencia en Perpiñán, Pirineos Orientales, Occitania, (Francia) la cual fue publicada en 2001 en forma de folleto por la Fundación de Estudios Libertarios Federica Montseny bajo el título “La Revolución Húngara. La Comuna de Budapest”. Entre 1985 y 1991 colaboró ​​regularmente en “Cenit”.

En abril de 1993 regresó a la Península, donde militó en la CNT. En febrero de 2004 intervino en las Jornadas Libertarias de Debate Social que se celebraron en la Universidad de Murcia y en 2006 su testimonio fue recogido por el documental “Cautivos en la arena”, de Joan Sella y Miguel Mellado. Hasta su muerte vivió en Pilar de la Horadada, Alicante, Valencia, (España), donde el 20 de febrero de 2010 dio una charla en la CNT local. Encontramos artículos suyos en diferentes publicaciones periódicas libertarias, como “Cenit”, “CNT”, “Le Combat Syndicaliste”, “Espoir”, “Ideas-Orto”, “Solidaridad Obrera”, “Tierra y Libertad”, etc.

Cayetano Zaplana Zapata murió el 14 de marzo de 2014 en Pilar de la Horadada, Alicante, Valencia, (España).

Recordatorio Póstumo.

Cayetano Zaplana Zapata (1915-2014). murió el 14 de marzo de 2014 en Pilar de la Horadada, Alicante, Valencia, (España).
Ha muerto un emblema. Un compañero sin igual. Por donde fue, los demás aprendieron de él. Ejemplar en comportamiento y compromiso, hasta el final de sus días. Escritor corrosivo, autodidacta, como tantos. Lúcido conferenciante. Hijo de las minas del Campo de Cartagena. Su sola presencia infundía respeto a los que tuvimos la suerte de estar a su alrededor. Recto, crítico, siempre puso sus ideas por delante de cualquier otra cosa. Inquilino de campos de refugiados africanos y de cárceles francesas. Ejemplo de pulcritud en el trabajo. Incisivo con el clero. Enemigo a muerte de la injusticia social. Defensor de los débiles, los desfavorecidos, los desherados… Amigo de los libros, de la lucha material e intelectual. Hace meses que pensaba que su tiempo había pasado y que tenía ganas de pasar el testigo de su persistente lucha a los que venimos detrás. Esperamos ser dignos defensores de tu causa, compañero. Tu figura nos inspirará siempre, desde la admiración y el respeto. Que la tierra te sea leve.