Ramón Rufat Lobo (1916-1993)

Ramón Rufat Lobo (Vida y obra)

Ramón Rufat Lobo (1916-1993) Nacio el 28 de diciembre de 1916 en Maella, Matarraña, Franja, Zaragoza, Aragon (España) y murió el 3 de noviembre de 1993 en Vilanova y la Geltrú, Barcelona, Cataluña, ​​(España).
Ramon Rufat Lobo fue anarquista, agente de los servicios secretos republicanos y luchador antifranquista.
Cuando tenía 21 meses perdió a su madre, Pilar, como consecuencia de la tristemente famosa la epidemia de gripe de 1918.
En 1926, su padre, Antonio, maestro de obras, lo envió interno en el colegio que los padres dominicos tenían en Calanda, Teruel, Aragon (España) y donde estudió Humanidades y Filosofía, dedicándose especialmente a la filología semítica.
Se instalo en Valencia, donde amplió estudios, poco antes de las elecciones de febrero de 1936, en las que venció el Frente Popular, hizo contacto con las Juventudes Libertarias y se adhirió.
Cuando estalló la guerra, se trasladó a Barcelona y se integró en las columnas de milicianos de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que partieron a los frentes de Aragón, luchando sobre todo en la zona de Alcubierre.
En octubre de 1936 se incorporó en un grupo especial que, aunque integrado en la Columna Durruti, dependía del jefe del Ejército de la República en Aragón, el coronel José Eduardo Villalba Rubio; este grupo tenía por misión realizar acciones de guerrilla y servicios de información en la zona enemiga (obtener informaciones militares, realizar sabotajes, capturar prisioneros, rescatar compañeros atrapados en las líneas franquistas, etc.). 
Con la creación del Servicio de Información Especial Periférico (SIEP), servicios secretos republicanos, a instancias del Consejo de Aragón, se integró en un grupo de 17 agentes (Francisco Ponzán, Agustín Remiro, Vicente Moriones, Saturnino Carod, Enrique Casaña, etc.), miembros de una sección secreta, que dependía directamente del Estado Mayor del Ejército Republicano.
Realizó, entre octubre de 1936 y el 18 de diciembre de 1938, fecha de su captura por las tropas franquistas, más de 50 misiones en las líneas enemigas en Aragón y Cataluña. Una misión importante que se le asignó fue la preparación de la toma de la ciudad de Zaragoza por las fuerzas republicanas durante los meses de octubre y de noviembre de 1936.
Su primera misión como agente del SIEP fue infiltrarse en Zaragoza el 15 de octubre de 1,936 disfrazado de alférez del Ejército franquista y con documentación falsa a nombre de Ramón Rafols Lobo para obtener información valiosa (objetivos a bombardear, ubicación exacta de unidades militares fascistas, etc.). Sus informaciones fueron vitales durante la ofensiva republicana sobre Belchite y Quinto, en agosto de 1937, y durante la batalla de Teruel y su posterior conquista por tropas republicanas el 8 de enero de 1938. Cuando Teruel fue reconquistado por los fascistas el 22 de febrero de 1938, se entrevistó con Valentín González (El Campesino) con el fin de adoptar medidas para contener el avance enemigo. Después actuó durante la batalla de Aragón y por la sierra de Cuenca.
En esta época también participó en la preparación de un atentado en Salamanca contra el general Franco.
La última de sus misiones fue a la Sierra de Albarracín pero, tras producirse una filtración, fueron detenidos varios enlaces suyos y él mismo el 18 de diciembre de 1938. Juzgado, fue condenado a dos penas de muerte el 4 de marzo de 1939 por «espionaje» y por «perversidad».
Pasó por varios campos de concentración y cárceles (Santa Eulalia del Campo, Calatayud, Torrero), además de dos simulacros de fusilamiento.
En enero de 1941 la sentencia de muerte le fue conmutada por la de cadena perpetua y fue trasladado, reclamado por el Juez Especial de la Causa General, en el penal madrileño de Yeserías, donde trabajó en las oficinas como escribiente.
Aprovechando este trabajo, para falsificando su expediente carcelario, gracias a lo cual se le pudo aplicar la libertad condicional y pudo salir de la cárcel el 10 de agosto de 1944; esta falsificación nunca fue descubierta por la burocracia penitenciaria franquista.
El mismo día que salió de la cárcel hacer contacto con el Comité Nacional de la CNT, el secretario era Sigfrido Catalán, y con el que no había perdido contacto durante su estancia en prisión.
Fue elegido responsable de la organización del Comité Regional de Aragón de la CNT, que debido a las dificultades tuvo que hacerse con aragoneses de fuera de la región. También entró como miembro del Comité Nacional del Movimiento Libertario (ML) y fue nombrado su vicesecretario de Prensa y Publicaciones, encargándose, con el apoyo del Sindicato de Artes Gráficas de Madrid, imprimir y difundir la prensa clandestina confederal.
El 6 de octubre de 1945, en una cogida policial que implicó la caída de todo el Comité Nacional de la CNT, fue detenido.
Primero fue ingresado preso en la cárcel de Alcalá de Henares, donde fue juzgado en consejo de guerra el 21 de marzo de 1947 y condenado a 20 años de prisión, en mayo de 1947 fue trasladado al penal de Ocaña hasta octubre de ese año, que fue enviado a la prisión de El Dueso, donde permaneció 11 años.
El 27 de septiembre de 1958 salió en libertad condicional, después de haber redimido parte de la condena trabajando como escribiente, maestro, peón de taller y enfermero, para el Patronato para la Redención de Penas por el Trabajo (el ladronato).
Después de una breve estancia en su Maella natal, marchó a Barcelona, ​​donde conoció Francesca Perelló (Tina), con quien se casó seis días después de haberla conocido. Poco después pasó clandestinamente a Francia, donde consiguió la carta de refugiado político.
Establecido en París, donde nacieron sus hijos Pierre y Héléne, trabajó en diversos oficios (construcción, química, almacén de papel, etc.) hasta que consiguió un puesto de trabajo en la Oficina de Refugiados Políticos del Ministerio de Asuntos Exteriores, que mantuvo hasta su jubilación. Asimismo realizó estudios de filología y de historia contemporánea, colaborando en investigaciones de la Universidad de Nanterre, publicando trabajos históricos en revistas especializadas, también se interesó por la filosofía.
Partidario de una acción unitaria de toda la oposición antifranquista para acabar con la dictadura, participó en actos políticos en este sentido. Además de colaborar en la prensa libertaria (“Anthropos”, “Asturias”, “Matériaux”, “Suplemento de Solidaridad Obrera”, etc.), en estos años fue corresponsal del periódico argentino “El Correo de la Tarde”.
El 29 de enero de 1966 participó en el homenaje a Albert Camus y el 25 de mayo de 1966 en otro tributo al intelectual judío Émile Khan.
En 1966 publicó en México el libro “En las PRISION de España”, que, con un prólogo de Diego Abad de Santillán, narra sus 20 largos años de cárcel.
A partir de 1976 vivió a caballo entre París, Vilanova y la Geltrú y Barcelona.
En 1977 fue guionista y protagonista de la película de Francisco Periñán “Larga Noche. 1986” escribió un importante trabajo sobre su actuación en el SIEP titulado “Entre los hijos de la noche”, el cual obtuvo el Primer Premio Juan García Durán sobre memorias de la Guerra Civil, organizado por el Centro de Estudios Históricos Internacionales de la Universidad de Barcelona. Este trabajo fue publicado en 1990 en París bajo el título “Espionaje de la République . Mémoires de un agente secreto pendant la guerre d’Espagne”.
En 1993 publicó “La Reconstrucción de la CNT-ML en el interior después de la guerra” en el libro conjunto “La oposición libertaria al régimen de Franco” (1936-75).
Entre 1986 y 1993 fue miembro del consejo de redacción de la revista libertaria “Polémica”. También hizo trabajos sobre Joan Peiró y Ramón J. Sender.
Ramon Rufat Lobo murió de un paro cardíaco el 3 de noviembre de 1993 en Vilanova y la Geltrú, Barcelona, Cataluña (​​España), el mismo día de su muerte pasaba en el ordenador su estudio acabado sobre la clandestinidad libertaria entre los años 1939 y 1951, que más que una autobiografía se trata de un testigo, con muchas referencias y entrevistas. 
Sus cenizas fueron esparcidas en los alrededores del mausoleo romano de Fabara.
En 2003 su libro “En las prisiones de España” fue editado por la Fundación Bernardo Aladrén de Zaragoza.