Rafael Iglesias Toraño mas conocido como Rafael Amor (1948-2019)

Rafael Iglesias Toraño mas conocido como Rafael Amor (Vida y obra)

Rafael Iglesias Toraño más conocido como Rafael Amor (1948-2019). Nació el 5 de noviembre de 1948 en Buenos Aires, (Argentina) y murió el 23 de diciembre de 2019 en Lanús, Buenos Aires, (Argentina) a los 71 años de edad. Rafael Amor se perdió el conocimiento la mañana del lunes 23 de diciembre de 2019 y los médicos no pudieron reanimarlo pese a los esfuerzos realizados,

Rafael Amor, nació en Buenos Aires en noviembre del 48. Su padre, Don Francisco Amor, piedra fundamental de la canción popular en la Argentina, brillante cantor de la orquesta de Francisco Canaro. Su madre, Doña María Toraño, una de las más cotizadas artesanas del bordado en América. Considerado por sus propios compañeros, como uno de los más destacados autores de su generación, sus canciones, han sido grabadas por prestigiosos intérpretes, entre ellos: José Larralde, Alberto Cortéz, Facundo Cabral, Mercedes Sosa, Los Cuatro de Córdoba, Cantoral, Xavier Labandera, Los Sabandeños y otros.

Se afinca en España en 1973, donde desarrolla la mayor parte de su carrera; en aquel momento de eclosión de la canción de autor y sobre todo de la canción sudamericana, lo ubican entre los principales animadores de la transición. Graba “No me llames extranjero”, disco que alcanza una gran repercusión, por dicha canción, que hoy está más vigente que nunca, por ser un verdadero himno a la universalidad humana y que no falta en ningún acto reivindicativo, no solo en España y por “Elegía a un Tirano”, tema, que fue una verdadera explosión cuando Rafael Amor lo cantó en RTVE, escuchándosela despues en todas las manifestaciones por la democracia. Luego vinieron más discos como, “Personajes”, “El loco de la vía”, “Diez años en España”, “El perro cojo”, “Corazón libre”, que grabará con la colaboración de Mercedes Sosa y Alberto Cortéz, “La Tangués”, “Un directo de Amor”, grabado en directo en la sala Toldería de Madrid, además de formar parte junto con otros míticos cantautores, de un C. D. Llamado “Canciones de un tiempo y un país”, un legado de canciones que forman parte de la historia de lucha y resistencia de este país. Últimamente grabó un CD “La Crisálida… y otros milagros”. Ha intervenido recientemente en un excelente CD de Los Sabandeños, “Gardel” con su canción “No me llames extranjero”, grabación en la que han intervenido Soledad Bravo, Alberto Cortéz y Rodolfo Mederos. En su país Argentina, dónde está obteniendo un gran éxito, tras la postergación del exilio, ha editado “Batemusas” (“El Poeta”, en el lenguaje Lunfardo, jerga lugareña de su Buenos Aires natal). Disco que ha merecido elogios por parte de la prensa especializada.

Han sido muchos los programas de televisión en los que ha intervenido Rafael Amor: Directísimo, Martes Fiesta, Fantástico, con José María Iñígo, El Canto de un Duro, en la 2, Un País de Sagitario, con Silvia Arlette, Mayra a las Diez, con Mayra Gómez Kemp, Venres Show y Arestora en TVGA, Iñigo en Directo, Euskal Telebista, Punto de Encuentro en TVE Canarias  junto a Caco Senante, y los programas unipersonales como A Media Voz y Rokambole, Pasa La Vida con María Teresa Campos, La Tarde, con Pepe Navarro, Pensando en Ti, con Xosé Ramón Gayoso en TVGA, Galicia Para El Mundo, con Nazareth, La Mañana en TVE 1 con Jesús Hermida (donde fue un éxito irrepetible el poema de Manuel Benítez Carrasco: “El Perro Cojo”), con Nieves Herrero en Antena 3, últimamente en la Argentina, sendos conciertos unipersonales en Gente de mi País que conduce Chochi Guzmán vía satélite para todo el país y el mundo, en ATC (Argentina Televisora Color). “argentinísima”, programa señero de la televisión de ese país que conduce Julio Maharbiz.

En radio, suele ser animador asiduo del programa Protagonistas que dirige Luis del Olmo en Onda Cero. En la cadena SER con su amigo Goyo González, en RNE, con Nieves Herrero o Andrés Aberasturi. Ha tenido su propio programa, “Gente con Amor”.

Recorredor infatigable de la geografía española, también ha caminado casi toda América latina, solo o como en una oportunidad, en el año 84, en que fue invitado por su amigo Alberto Cortéz, con quien compartió escenarios tan importantes, como los del teatro Teresa Carreño de Caracas, el Teatro Colón y en la Universidad de Bogotá, en la “Univalle”  de Cali, en el Teatro de la Universidad de Medellín, en Manizales en el Teatro Fundadores. En Perú, cantó en la plaza de toros de Acho en Lima, junto a Silvio Rodríguez y el mismo Alberto Cortéz, en el Teatro San Martín de la misma ciudad y en el pueblo joven “Villa El Salvador”.  En Puerto Rico, en el “Festival de la voz y la canción” en el año 78 y en el 84 con Alberto Cortéz en el Teatro Nacional. En España, Rafael Amor, ha compartido las tablas junto a prestigiosos artistas como Narciso Yepes y Maia Plisescaia, en la inauguración del Teatro Principal de Zamora o con Alfredo Kraus, Juan Goytisolo, Paco Ibáñez Y Marcel Marceau en la reinauguración del Teatro Jovellanos de Gijón. Junto a Olga Manzano abarrotaron el Centro Cultural de La Villa de Madrid con su espectáculo, “De Aquí y Allá”.

En agosto del año pasado, Rafael Amor, fue invitado al XIV Festiva Mundial de la Juventud y los Estudiantes en la Habana, Cuba, representando a Alternativa dos Veciños de Oleiros, (Galicia). En este encuentro, dio doce conciertos. Entre los más destacados están: el de La Casa de las Américas, el del Teatro Nacional, ante cinco mil personas, que lo sorprendieron entonando “No me llames extranjero” y el concierto de La Feu, (Federación de Estudiantes Universitarios), donde fue llamativa su comunicación con la juventud cubana y del mundo entero. En La Habana, por intermedio de las autoridades del Poder Popular, fue distinguido con La Giraldilla y el Adolfo Guzmán de música, premios, el uno cómo visitante distinguido y el otro a la labor musical.

En su país, la Argentina, está empezando a reconquistar el corazón de su gente. Ha sido galardonado con el premio Cóndor de Plata, que otorga la revista Estampas a la mejor labor artística.

En octubre pasado, se presentó en Buenos Aires, (Argentina) en uno de los tradicionales sitios donde lo hacen importantes figuras internacionales, “La Trastienda”, obteniendo un clamoroso éxito. Llenó también el Auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional, secundado por muchos compañeros como: La Coral Demos, Julio Lacarra y Cantoral. También cantaron y como regalo especial, sus hijos menores: Delia y Rafael, que parece ser, siguen sus pasos. Se vivió un clima emotivo y auténtico subrayado por el numerosísimo público que empieza a ver en Rafael Amor, al renovador del canto popular.

En enero, tuvo lugar como todos los años el Festival de Cosquín, festival mayor de la música folklórica, al que fue invitado por su amiga Mercedes Sosa a cantar junto a ella en la apertura, obteniendo una repercusión grande en el país. Seguramente este espaldarazo pondrá en el lugar que merece a un artista superlativo como es Rafael Amor.

En España, pocos son los que pueden trashumar permanentemente su geografía cantando, haciendo amigos, cimentando un nombre que, para algunos, ya es leyenda.

El pasado 15 de abril de 2000, el público de Madrid, ofrendó a Rafael Amor, un merecido homenaje a sus veinticinco años ininterrumpidos de trabajo serio y coherente, manifestándole así, el cariño que le profesa el pueblo español y a través de él, a la cultura argentina. Y allí estuvimos para darle nuestro azulejo…

Si hay una resurrección en los oídos del pueblo de la juglaría, que nunca se fue, que sigue al pie del cañón, no se puede dejar de nombrar a Rafael Amor

La web de rafael http://www.rafaelamor.com/, donde puedes continuar su biografía y ver sus discos

Haga clic en el enlace http://www.rafaelamor.com/audios/ para abrir el recurso.

El trovador argentino Rafael Amor, militante de la canción testimonial, radicado en España desde 1974 que alternaba sus estadías entre aquel país y su patria, falleció este lunes a los 71 años en la ciudad de Lanús, provincia de Buenos Aires, por causas que no se dieron a conocer, y sus allegados informaron que sus restos serán sometidos a cremación

No necesitaba mucho más que su voz y una guitarra para conmover a un público que fue ganando de a poco, sin estridencias, a lo largo de una carrera artística de medio siglo. El mercado discográfico no fue muy generoso con su propuesta. Y tampoco él consintió en renegar de sus principios para obtener algún favor comercial.  Rafael Amor tenía 71 años, se había exiliado en España en 1974 y en las últimas décadas alternaba su residencia entre Madrid y Buenos Aires. Murió este lunes en la localidad de Lanús. 

Había nacido el 5 de noviembre de 1948 en el barrio de Belgrano, hijo del cantor Francisco Amor, famoso por haber actuado con la orquesta de Francisco Canaro, y de María Toraño, una artesana bordadora, lo que le permitió criarse en el seno de una familia creativa. En 1966 conoció a Carlos Gándara, Nestor Vilardell y Edgardo Parrondo, con quienes formó el conjunto folclórico Los Norteños, con el que comenzó a recorrer las peñas de Buenos Aires y sus alrededores; cantó en festivales y se presentó junto a reconocidos cantantes, aunque en 1974 se mudó a Madrid, donde forjó el resto de su prolífica trayectoria. 

Amor fue uno de los más significativos trovadores de su generación. Sus palabras tenían un peso especial. No eran vanas, ni salían de su pluma con el solo objetivo de completar una estrofa. Su tiempo fue el tiempo del “canto con fundamento”. Muchas de sus canciones terminaron siendo apropiadas por juglares anónimos, a veces sin que se supiera cuál había sido su origen. Algunas de ellas, sin embargo, encontraron un eco masivo porque encontraron el intérprete justo. La más conocida, “Corazón libre”, fue grabada por Mercedes Sosa en una bella versión. También es autor del clásico “Elegía a un tirano”. Otras voces, desde José Larralde hasta Alberto Cortez, pasando por Facundo Cabral, expandieron la profunda sensibilidad de Amor, otorgándole nuevos matices a sus composiciones.  “No me llames extranjero”, registrada en España, fue un himno para miles de latinoamericanos exiliados. 

Creador de ese himno de los emigrantes que es “No me llames extranjero”, Rafael Amor se descompuso en la mañana de este lunes y los médicos no pudieron reanimarlo pese a los esfuerzos realizados.

Amigo de Alberto Cortez desde aquel lejano tiempo en el que el pampeano popularizó “No me llames extranjero”, Rafael Amor cantó en Rancul cada vez que fue convocado y también comenzó su relación con La Pampa, donde se presentó en innumerables oportunidades.

A General Pico ya se le había hecho casi una costumbre venir. Llegaba para cantar, pero también para visitar a sus queridos amigos Carlos y Naty Zamora, quienes hoy están con el alma embargada de tristeza, procurando arropar con su cariño a “Pili”, la entrañable compañera de Rafael.

El cantor se radicó joven en España, en la década del 70 y con el regreso de la democracia, todos los años volvía para hacer una gira por el país, hasta que en los últimos años volvió a la Argentina, sin dejar de visitar la tierra donde se hizo conocido y donde trascendió con su voz de protesta, siempre cargada de poesía y nunca exenta de buen humor.

Deja numerosos títulos y canciones que muchas generaciones cantaron y cantan, muchas veces sin saber quién es su autor.

Entre ellas, son insoslayables “Cinco minutos en la juguetería”, “Corazón libre”, “El loco de la vía”, “En el camino”, “Globalizado”, “La madre de mayo”, “No me llames extranjero”, “Violetta” o “Yo seré tu compañero”.

Rafael Iglesias Toraño más conocido como Rafael Amor murió el 23 de diciembre de 2019 en Lanús, Buenos Aires, (Argentina) a los 71 años de edad.

 

 

Rafael Amor “Un directo de amor (1994)”

Rafael Amor canta “No me llames extranjero” 13/02/2014

Ausencias “La madre de mayo” Autor: Rafael Amor

Rafael Amor, “Elegía a un tirano”.

Rafael Amor “En el camino”

Rafael Amor presenta y canta “En el camino aprendí”

Rafael Amor canta “Las ovejas” 13/12/2014 – Río Cuarto – Córdoba – Argentina

Rafael Amor “Canción para una lagrima”

Rafael Amor canta – “El desafío”

Amigos una vez más estuvimos ahí, entre los mejores, con mucha dignidad y con la frente bien alta, siempre será nuestro lugar y nuestra manera de ocuparlo. Dedico esta canción a todos los pibes que en algún baldío, en alguna canchita de tierra o en la calle sueñan con llegar algún día a jugar la final de un mundial, pero mientras tanto sigan jugando el partido que hemos jugado todos por nuestras necesidades históricas y por ser, definitivamente nosotros en el planeta. Un abrazo grande, y arriba los corazones!. Ahí va el desafío. Rafael Amor

Rafael Amor – “Escuché a los poetas y vengo a cantar”

Rafael Amor – “Mundo de zánganos” – Letra y música de Rafael Amor

Rafael Amor (La primavera) Cosquin 2008

RAFAEL AMOR CANTA LA PRIMAVERA JUNTO A SUS HIJOS, DELIA IGLESIAS Y SALVADOR AMOR,HOMENAJE A FRANCISCO AMOR COSQUIN 2008

 

Rafael Amor “La Camiseta”

Rafael Amor Diez años en España “El buen occidental” 

 

Rafael Amor: “El nacimiento del Hijo”

 

Rafael Amor – álbum “Personajes” – 1977 Abuela Lavandera” 

 

Música y Letra: Rafael Amor – Grabación casera “La razón humana” 

 

Rafael Amor “Y no teníamos mas que el amor” Letra y musca de Rafael Amor – 30/12/2014

 

Rafael Amor – “Los Hipócritas”

 

Rafael Amor – “El viejo”

Rafael Iglesias Toraño (Rafael Amor) 1948 – 2019

El poeta, cantor y escritor falleció en la mañana del lunes en Buenos Aires. Tenía 71 años. Creador de ese himno de los emigrantes que es “No me llames extranjero”, Rafael Amor se descompuso en la mañana de este lunes y los médicos no pudieron reanimarlo pese a los esfuerzos realizados.

El trovador argentino Rafael Amor, militante de la canción testimonial, radicado en España desde 1974 que alternaba sus estadías entre aquel país y su patria, falleció este lunes a los 71 años en la ciudad de Lanús, provincia de Buenos Aires, por causas que no se dieron a conocer, y sus allegados informaron que sus restos serán sometidos a cremación.

Mercedes Sosa & Rafael Amor – “Corazón libre”

Su padre, don Francisco Iglesias Amor, fue un famoso cantor, compositor y actor argentino. “Mi viejo –escribió Rafael– fue uno de esos pilares de la música popular que debido a su obra y trayectoria ostentaba esa categoría de prócer indiscutido, un referente. Él y otros de su mismo rango pertenecían a una generación de artistas que en nada se parecían a los que hoy se estila. Eran bohemios, pero no por acostarse tarde o tomar vino; lo eran por su actitud ante la vida: la autenticidad que regía cada uno de sus actos, el amor a su quehacer y el desinterés, que a la mayoría –como a mi viejo– los acompañó a la tumba en la más espantosa pobreza”.

Presencia paterna que, sin duda, influyó de forma definitiva en la vocación que Rafael sintió, desde pequeño, a dedicarse a la música y a la canción.

Rafael Amor – “No me llames extranjero” (1977)

Su madre, María Toraño, era artesana y dirigía un taller de bordado. Ella “siempre quiso que fuera un hombre de provecho –comenta Rafael–. A pesar de ser una persona de una mentalidad progresista y abierta, quería que estudiara algo que me diera un título, que me asegurara el futuro. Yo no digo que no fuera cierto ni valedero aquello, pero lo que sí sé es que no iba conmigo […]. Le gustaba que cantara, pero se oponía en un principio a que me dedicara a ello profesionalmente. Nuestra contradicción duró poco porque luego de un tiempo de tirantez, comenzó a apoyarme”.

Amor fue uno de los más significativos trovadores de su generación, se erigió en un defensor de los derechos humanos en América latina y sus canciones fueron grabadas por intérpretes como José Larralde, Alberto Cortez, Facundo Cabral, Mercedes Sosa, Los Cuatro de Córdoba, Cantoral, Xavier Labandera y Los Sabandeños.

“Rafael Amor es la expresión temperamental y emotiva de un genuino juglar contemporáneo”, dijo en su momento el cantautor Julio Lacarra, destacando su importancia dentro de la música argentina.

Rafael Amor – “Yo seré tu compañero”

Había nacido el 5 de noviembre de 1948 en el barrio de Belgrano, hijo del cantor Francisco Amor, famoso por haber actuado con la orquesta de Francisco Canaro, y de María Toraño, una artesana bordadora, lo que le permitió criarse en el seno de una familia creativa.

En 1966 conoció a Carlos Gándara, Nestor Vilardell y Edgardo Parrondo, con quienes formó el conjunto folclórico Los Norteños, con el que comenzó a recorrer las peñas de Buenos Aires y sus alrededores; cantó en festivales y se presentó junto a reconocidos cantantes, aunque en 1974 se mudó a Madrid, donde forjó el resto de su prolífica trayectoria.

Su primer disco registrado en España fue “No me llames extranjero”, nombre de la canción que se transformó en un himno de los emigrantes sudamericanos en la península, y a la distancia continuó acompañando la situación política que se vivía en Argentina grabando “La madre de Plaza de Mayo” en 1983.

Rafael Amor “Festival de Cosquín 2014 – Séptima luna”

 

 

Amigo de Alberto Cortez desde aquel lejano tiempo en el que el pampeano popularizó “No me llames extranjero”, Rafael Amor cantó en Rancul cada vez que fue convocado y también comenzó su relación con La Pampa, donde se presentó en innumerables oportunidades.

El cantor se radicó joven en España, en la década del 70 y con el regreso de la democracia, todos los años volvía para hacer una gira por el país, hasta que en los últimos años volvió a la Argentina, sin dejar de visitar la tierra donde se hizo conocido y donde trascendió con su voz de protesta, siempre cargada de poesía y nunca exenta de buen humor.

En los 90 volvió a presentarse en la Argentina y en festivales del continente y desde entonces alternó sus residencia entre ambos países.

Rafael Amor “El mate lavao”

“Llevo muchos años de trabajo, de andar, de recorrer. Este camino es una constante en mi vida y tengo muy buenos compañeros que han sido muy generosos conmigo como Mercedes (Sosa), Alberto Cortez, son amigos que les han dado alas a mis canciones. Cuando me fui exiliado a España no teníamos más remedio, me fui para allá porque ya había estado trabajando en España, del ’73 al ’75. Me fui exiliado en el ’76 y ya tenía un piso, una base hecha. Volví a finales del ’83 y en ese momento estábamos con una necesidad eufórica de libertad y democracia, había un país en ebullición, las cosas después cambiaron, pero estábamos muy entusiasmados”, confesó el cantante.

No me llames extranjero es uno de sus grandes éxitos y lo escribió en el reverso del formulario de inmigración como protesta por habérsele negado el visado y el trato despectivo que recibió en aquella situación. Ha recorrido un largo camino y en cada etapa ha cosechado anécdotas y enseñanzas que transmite en sus poesías. Denuncia permanentemente la injusticia y el desamor. Nacido en Buenos Aires, Rafael Amor es uno de esos artistas imprescindibles del cancionero popular.

“Que mis canciones son de protesta, eso es una etiqueta, es por las circunstancias. Si un día falta el arroz y la leche y vos cantás el Arroz con leche, se convierte en una canción de protesta. Mis canciones son atemporales, a pesar de que algunas se circunscriben a momentos históricos que vivimos, después quedan porque tocan siempre el punto de vista humano y también desde la ternura porque sin ternura y amor no se puede construir nada. Ahora estoy viviendo en Argentina, el año que viene voy a volver a España porque tengo a familia, hijos, nietos y a la familia de mi mujer, ella es española”, expresó Amor.

Rafael Amor  en “Zanon”

Consultado respecto de la crisis actual de nuestro país, afirmó: “En la actualidad, en la anterior y en la ante anterior, siempre Argentina se debate entre la verdad y la mentira, como dijo Yupanqui. Hay mucha gente en lucha, hay otros que están manipulando la realidad, después hay otros que han traicionado todas las banderas, yo creo que lamentablemente la manera de ser nuestra es así, hasta que un día nos demos cuenta y cambiemos. Yo con esta situación pienso en mi madre que era una mujer laburadora, incansable, indestructible, luchadora y creo que ella no se merecía estos sinvergüenzas que roban, mienten, venden. Como mi madre, muchísima gente decente, que respetan a los demás, que son buena gente, que respetan la vida de los otros, que son gente con buena fe, que no tienen la cuestión de la corrupción metida en el alma, no merecen esto. Yo me aferro a esa gente, y a los otros los combato, los desprecio”, sentenció muy firme en su relato Amor.

Con respecto a su faceta como escritor, Rafael Amor tiene dos libros publicados: Viajuras que son anécdotas de viajes, y otro de poemas que se llama Sueños e insomnios.

Deja numerosos títulos y canciones que muchas generaciones cantaron y cantan, muchas veces sin saber quién es su autor. Entre ellas, son insoslayables “Cinco minutos en la juguetería”, “Corazón libre”, “El loco de la vía”, “En el camino”, “Globalizado”, “La madre de mayo”, “No me llames extranjero”, “Violetta”, “Yo seré tu compañero”, “Independencia”, “Corazón libre”, “Fuentealba” y “Olor a goma quemada”.

Al compañero

La doméstica tregua de todas las tardes,
cuando el mantel de casa era un planeta de hule,
con países de migas
y una mosca satélite merodeando el azúcar.
Con barcazas de pan que naufragaban siempre
y aquel, casi llegar al borde de la taza.
Con tu vieja o la mía tirándonos la bronca
por el pantalón roto o la lastimadura
y esa nuestra batalla que ellas no comprendían
ni comprendieron nunca.
Aquel mismo escenario, siempre diferente.
Ejércitos de árboles como gigantes ciegos,
nuestra calle, que a veces fue río, otras puente,
abismos, montañas que iban y venían.
Le pusimos al mundo nuestra geografía.
Verjas que eran barcos piratas y en el puente,
capitanes con ojos de mil mares y vientos,
y trabucos jazmines  disparaban aromas,
de  la proa cargada con azahares del cerco,
por aquellos marinos que fuimos, sin brújula ni puerto.
Así era nuestra lucha.
Y era tanta la magia de nuestra fantasía,
que la escoba dejaba su rincón de la hilacha,
la tremenda rutina  de pelusas y hollines,
para transformarse, suelta al viento las crines,
en aquellos centauros de inocencia y paja.
Así era nuestra lucha, poblada de lirismos,
donde nadie moría, donde no se perseguía jamás a los caídos,
donde llegábamos al último instante
para arrancarnos de las garras feroces del enemigo…
y éramos héroes, si, héroes,
de niños hay una forma tan azul de ver el heroísmo.
Héroes, que rendidos al caer la tarde,
cuando mandaban tregua nuestras madres
cambiábamos la gloria, por un tazón de leche.
Y hoy, este diario, me trae tu rostro subversivo,
este diario  que es un pájaro de humos y de muerte,
me trae tu rostro asesinado,
violeta de bronca, amarillo de injusticia y lo peor,
es que yo sé que a este diario solo le interesa la noticia.
Esta vez no se pudo compañero,
no pude llegar al último instante para decirte:
– ¡Si te asomas alma ten cuidado, que están los perros del amo vigilando, vigilando,
que están los perros del amo, olfateando, olfateando,
donde encuentran un sueño, lo matan como a un pájaro!
Hoy no tenemos ni barcos ni caballos alados,
y quizá tampoco madera para héroes,
pero somos los hombres,
pero somos la historia que avanza paso a paso.
Hoy somos dos marinos con brújula y con puerto,
aunque digan que has muerto.