María Soledad Rosas (1974-1998)

María Soledad Rosas (Vida y obra)

María Soledad Rosas (1974-1998). Nació el 23 de mayo de 1974, Buenos Aires, (Argentina) y murio al parecer se suicido segun el estado italiano el 11 de julio de 1998, en Turín, (Italia) fue una militante anarquista ítalo-argentina y miembro del movimiento italiano conocido como squatters, ocupantes de edificios abandonados.

Fue arrestada acusada de ecoterrorrismo por una serie de atentados contra los proyectos de un tren de alta velocidad en Italia. Cuando habían sucedido los atentados, Rosas aún no residía en Italia.1

Era descendiente de Juan Manuel de Rosas, quién había tenido una hija llamada Fénix Rosas con una indígena.2

Biografía.

María Soledad Rosas nació el 23 de mayo de 1974, fruto del matrimonio de Luis Rosas y Marta Rey de Rosas, quienes se casaron en enero de 1970. El matrimonio tuvo dos hijas, la ya citada María Soledad y María Gabriela Rosas nacida el 29 de noviembre de 1972.2

Tras terminar sus estudios de hotelería sus padres le obsequiaron un viaje a Italia, país al que arribó en julio de 1997.3​ Buscando un lugar para pasar la noche, Rosas se topó de casualidad con El Asilo, un edificio ocupado por squatters, anarquistas que ocupan edificios abandonados. Rápidamente Rosas se entusiasmó y se interiorizó en el modo de vida de los anarquistas italianos, allí conoció a su novio Edoardo Massari. Se casó con Luca Bruno para obtener la ciudadanía italiana,2​ no contrajo matrimonio con Massari porque este no tenía domicilio.4

La pareja Rosas-Massari, junto a Silvano Pelissero, encabezaron la ocupación de un edificio en Collegno, en las afueras de Turín, una operación que fue registrada y seguida por las fuerzas de seguridad italiana, que habían instalado un micrófono en el auto de Edoardo. El motivo del espionaje era el combatir la ocupación de viviendas abandonadas y contener las protestas generadas por el grupo No TAV, protestas en las que Rosas, Massari y Pelissero participaban.

El 5 de marzo de 1998, la policía irrumpió en Collegno, y se llevó detenidos a los tres jóvenes que fueron acusados de asociación subversiva con finalidad de terrorismo y subversión del orden democrático. Soledad fue confinada a una prisión de alta seguridad junto a su novio Edoardo Massari y Silvano Pelissero, solamente este último sobrevivió y pudo ser liberado. La causa judicial estuvo signada por diversas manipulaciones en las pruebas, como la edición de conversaciones para intentar vincular a los squatters con los Lobos Grises, supuestos autores de los atentados contra el Tren de Alta Velocidad.5

Se presume que Soledad Rosas se suicidó en el baño de una pequeña granja donde cumplía arresto domiciliario, si bien las circunstancias arrojan dudas sobre su verdadera causa de muerte.

En la cultura popular.

El grupo She-Devils le dedico una canción titulada “L’ultimo gesto di liberazione”, cuya letra se trata de una carta que escribió Rosas.6

Andrea Álvarez compuso la canción “40 minutos” inspirada en la historia de Soledad. La misma fue grabada primero con su banda Pulsomadre (versión que posee un videoclip7​) y luego regrabada para su disco solista homónimo de 2001.8

La canción “¡Esto es to-to-todo, amigos!” del álbum Último Bondi a Finisterre del grupo de rock argentino Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota dice en una línea: “La Sole se fue de lo linda que era”.9

También el grupo de rock Jauria registró una canción titulada “El tiempo” la cual dice: “¿Qué vas a hacer soledad?. La casa está en ruinas y el agua al lavar sale sucia y moja el piso”.

El grupo de jazz-rock GueRRRa registró una canción titulada “Maria Soledad Rosas”, en su álbum Soprusi.

El grupo de rock alternativo Ragazzas le dedica una canción llamada “La Soledad de las Rosas”

A fines de 2016, el grupo Mavirock de Argentina, compuso una canción llamada “La Sole”, la cual relata los padecimientos que sufrió Rosas en su periodo de encarcelamiento.

En de septiembre de 2018 se estrenó una película biográfica titulada Soledad con la actuación de Vera Spinetta, y la dirección de Agustina Macri.10

Bibliografía.

Referencias.

Maria Soledad Rosas y Edoardo Massari, suicidio o asesinato de estado

Maria Soledad Rosas: 10 años sin tí

36907Hasta el último respiro. Hace diez años murieron Baleno y Sole. Ellos han optado por lanzar su vida al huracan de la guerra social, con la imprudencia típica de los amantes. Lo han hecho hasta el último aliento. No tenían tiempo de esperar, y el espejismo de la futura sociedad no ha apaciguado su urgencia de vida. Ellos decidieron ir a buscar al enemigo, echarlo fuera. Ellos esperaban en los bordes oscuros de la calle, como ladrones en la noche.

Esto lo llevamos dentro de ellos. Basta de quejas. No nos vamos a tragar más miedo. No más “víctimas de la represión.” Ya no podemos. Sol y Edo no son “víctimas de algo más grande que ellos,” No más que todos nosotros. Si Baleno, como Sole, ha optado por escapar de esta manera, no les quitaremos también la dignidad de esa elección, por más trágica que pueda parecer, por más mal que enfrenten, ni más miedo. Ya, porque en un mundo donde todo está previsto, esa elección se hace a cada momento, frente a la buena o mala suerte, siempre es al fin y al cabo amo absoluto de nuestras vidas. Y la libertad da miedo.

Diez años han pasado … Hemos llorado. Es cierto. Mucho. No tenemos más lágrimas. Lo que hemos perdido es más que dos amigos y compañeros. Hemos perdido la capacidad de sonreir sin preocupaciones. Nos han dado la sombra de la muerte que nunca nos abandona. Gracias. Nos hemos vuelto más despiadados. Pero que no celebren los guardianes del orden social. La desolación que están implantando en los corazones de los seres humanos, les volverá. Las heridas infligidas a la naturaleza, les volverán. Todo vuelve. Más crece el desierto, más se endurecen los corazones, más recogerán los tiempos temibles de un apocalipsis. Baleno y Sole han muerto como vivieron. Sin mediación. Impredecibles, han cuestionado la mediocridad de su tiempo. Baleno Sol y no podían esperar. Por eso no pueden morir.

Edoardo Massari, alias Baleno, fue encontrado ahorcado en su celda de la cárcel Vallette, en Turín, el 28 de marzo de 1998. Maria Soledad Rosas, conocida como Sole, se ahorcó en la casa donde se encontraba bajo arresto domiciliario, el 11 de julio de ese año. Ambos fueron acusados – por los tribunales de Turín y Laudi Tatangelo – de formar parte de una asociación subversiva y grupo armado en la década de los 90 que realizaron diferentes sabotajes en el Valle de Susa, en particular contra las canteras y los astilleros del tren de alta velocidad (al final, todos fueron absueltos y sólo el tercer acusado, Silvano, fue condenado por un delito menor). Desde entonces, los intentos de construir el TAV en Valle de Susa encontraron la oposición de una población que se alzó en defensa de sus tierras. La combatividad del pueblo del Valle de Susa y todos los rebeldes que luchan contra este y otros daños es el mejor regalo para la tierra, las montañas y la libertad que motivaron a Edoardo y Soledad.

Fuente:Klimat

Suicidios de estado

Torino, 1998. Edoardo Massari (Baleno), Maria Soledad Rosas (Sole) y Silvano Pelissero son detenidos acusados de realizar sabotajes contra las obras del tren de alta velocidad en Val Susa. Los detenidos rechazan estas acusaciones. Inmediatamente nace un vasto movimiento de protesta contra un montaje policial que se extiende a otras ciudades. Diversas casas ocupadas son registradas y decenas de personas son intimidadas, interrogadas, precesadas y condenadas. El 28 de marzo Baleno muere suicidado en la cárcel. Tiempo después lo hará Sole de igual manera. En enero de 1999 Silvano es condenado a más de 6 años de cárcel. En 2002 es liberado y se reconoce la inconsistencia de las pruebas contra ellos. Estos traumáticos hechos y sus diversas implicaciones son analizados exhaustivamente en «Le scarpe dei suicidi», una visión sobre el terrorismo de estado y sus diversos aliados (jueces, medios de comunicación,…). Libro editado en italiano.

Fuente: Indymedia Euskalherria

La carta

Apenas conoció la noticia de la muerte de su compañero Eduardo, Soledad escribió esta carta que hoy se puede encontrar en Internet, en el sitio de la Comisión de Defensa Anarquista:

«Compañeros y compañeras: La rabia me domina en este momento. Siempre he pensado que cada uno es responsable por sus actos, pero esta vez hay culpables y los quiero mencionar en voz alta, son aquellos que mataron a Edo: el Estado, los jueces, los abogados, la prensa, el T.A.V., la policía, las leyes, las reglas y toda la sociedad de esclavos que acepta este sistema.

Siempre luchamos contra esta dominación y es por ello que hemos terminado en la cárcel. La cárcel es un lugar de tortura física y psíquica, aquí no se dispone de absolutamente nada, no se puede decidir a qué hora levantarse, qué comer, ni con quién hablar, ni con quién encontrarse, ni a qué hora ver el sol. Para todo hace falta hacer una “solicitud”, hasta para leer un libro. Ruido de llaves y cerraduras que se abren y se cierran, voces que no dicen nada, voces cuyo eco se escuchan en los pasillos fríos, zapatos de goma que no hacen ruido y una linterna que en los momentos menos pensados está ahí para controlar tu sueño, correo controlado, la palabra prohibida. Todo un caos, todo un infierno, todo la muerte.

Así es como te matan día a día, despacio pero seguro para hacerte sentir más dolor. Por eso Edo ha decidido terminar abruptamente con este dolor infernal. Al menos él se permitió tener un último gesto de mínima libertad, de decidir él mismo cuándo terminar con esta tortura. Entre tanto, me castigan a mí y me ponen en incomunicación. Eso significa no sólo no ver a nadie sino tampoco recibir ningún tipo de información, no tener una frazada para taparse. Ellos tienen miedo de que yo me suicide. El mío es un aislamiento cautelar, lo hacen para “salvaguardarme”, y así no tener que asumir la responsabilidad si yo decidiera también ponerle fin a esta tortura.

No me dejan llorar en paz, no me dejan tener un último encuentro con mi Baleno. Veinticuatro horas al día, un agente me custodia a cinco metros de distancia.

Después de lo que pasó, los políticos del partido verde que vinieron para darme su pésame y para tranquilizarme no se les ocurrió nada mejor que decirme que “ahora seguramente todo se va a resolver más rápido, ahora todos van a seguir con más atención el proceso y pronto te darán arresto domiciliario”. Después de este discurso me quedé sin palabras, estaba sorprendida, pero pude preguntarles si se necesita de la muerte de una persona para conmover a un pedazo de mierda, en este caso el juez.

Insisto, en la cárcel ya mataron a otros y hoy mataron a Edo, estos terroristas con licencia para matar.

Voy a buscar la fuerza de alguna parte, no sé de dónde, sinceramente ya no tengo ganas pero tengo que seguir, lo hago por mi dignidad y en nombre de Edo. Lo único que me tranquiliza es saber que Edo ya no sufre más. Protesto, protesto con mucha rabia y mucho dolor.

Sole

P.D.: Si el hecho de encarcelar a una persona es un castigo, entonces a mi ya me castigaron con el asesinato de Edo. Hoy empecé la huelga de hambre. Quiero mi libertad y la destrucción de toda esta institución carcelaria. La condena la voy a pagar todos los días de mi vida.»

Fuente: Indymedia Euskalherria

Información sobre las muertes de Sole y Baleno

Torino: La Muerte de Edoardo: Suicido de Estado (1998)

Viernes 27 de febrero, una marcha nocturna que atravesó las principales calles del centro de Torino, para romper el silencio sobre la situación actual de los prisioneros politicos en la cárcel desde los 70’s da inicio a la campaña de prensa en contra de los squatters donde las pintas fueron argumento al escandalo. Durante la noche entre el jueves 5 y el viernes 6 de marzo, comienza en Torino, Italia, otra operación por parte de la policía y comandos especiales; después de las investigaciones del magistrado Laudi (pupilo del ya conocido juez Marini) que lleva años indagando inutilmente sobre los trabajos que dañaron los proyectos del proyecto TAV (trenes de alta velocidad, proyecto nocivo de destrucción y contaminación en el Valle Susa en Torino, al norte de Italia), que cuenta ya con varios accidentes ya que corre por tierra a la velocidad de un avión (y que solo beneficia a los comerciantes y a ricos). Daños a canales de televisión y a la Telecom, así como una antena de comunicación de los carabinieri, y como sucede en estos casos la atención recae nuevamente en el movimiento anarquista y es así como la ROS y compañía inician el rastreo de la busqueda de los presuntos culpables, desalojando 3 casas ocupadas del area libertaria del Torino: “La Alcova, El Asilo y la Casa”. En esta última después de 3 horas de inspección, fue encontrado en el sotano material definido “interesante” y son por esto arrestados tres ocupantes anarquista: Edoardo Massari de IvreaSilvano Pelisero de Val de Susa, y Soledad Rosas de origen argentino. Están acusados de pertenecer a la organización de los “Lobos Grises” (Luppi Griggi), nombre con el cual fueron firmados varios atentados al TAV. Al día siguiente en respuesta a las agresiones sufridos durante los desalojos y para reclamar la libertad de los 3 arrestados, se realizo un mitin frente a la delegación, pero los manifestantes fueron perseguidos por la policía, siendo detenidas 17 personas, y arrestadas 6 que no fueron liberadas hasta el domingo 8 de Marzo. Contemporaneamente es reocupado el Asilo y el día anterior también la Alcova; mientras la campaña periodista contra los “anarquistas ecoterroristas que ocupan squats” se suma a las agresiones que la policía y jueces han desencadenado acusando a los tres arrestados antes del proceso.

La madrugada de sábado 28 de marzo, Edoardo Massari llamado Baleno (Relámpago) por sus amigos, es encontrado ahorcado en su celda. En la tarde del mismo día una marcha no autorizada atraviesa el centro acompañada de una sola manta con la frase: “Asesinos, Carceleros, Bastardos, son ustedes los responsables de esta muerte así como de todas aquellas que se cometen en la cárcel. Asesinos, terrroristas, criminales, son ustedes: periodistas, esbirros y especuladores del TAV. De ahora en adelante la vida de esta ciudad de muertos no volverá a ser la misma y todo esto es solo culpa suya.”

El domingo 29, Soledad (companera de Edoardo) inicia una huelga de hambre y el lunes también Silvano. El jueves 2 de abril son los funerales de Edoardo en su pequeño pueblo Brosso, lugar donde viven sus padres los cuales advierten a los periodistas de no presentarse a fotografiar ni a filmar con sus camaras el dolor y el sufrimiento para convertirlo después en un espectáculo y venderlo. Pero estas no hicieron caso y así como atrevieron a llegar son expulsados, sus cámaras y videocamaras fueron destrozadas y Daniel Greco “periodista” difamador de Edoardo es golpeado.

Al día siguiente las primeras páginas de los periódicos aparecen con este encabezado: “Los periodistas son martires de la libertad de informacion.”

El aire que se respira en Torino es pesadísimo. Hay una gran tensión, pues se prepara una manifestación en solidaridad con los arrestados y en protesta por la muerte de Edoardo. Un día antes los ’squatters’ anuncian una conferencia de prensa y televisión en la cual al presentarse ponen sobre una mesa pedazos de carne podrida e invintan a los periodistas buitres de la información, a atascarse; más tarde otros 50 squatters entran a un supermercado, expropian comida y bebida, ofreciendo un banquete de solidaridad por Silvano y Soledad que llevan días en huelga de hambre. El sábado 4 de abril es una manifestación nacional donde participan mas de 8 mil personas provenientes de toda Italia, así como también de Alemania, Francia, Suiza… Al frente de la marcha estan solo dos mantas; “ASESINOS…SOLEDAD Y SILVANO LIBRES, LIBRES TODOS” Durante esta manifestación al nuevo palacio de justicia se lanzaron piedras, ocasionando la ruptura de algunos vidrios y estaciones, fueron después un pretexto más para buscar los nuevo squatters culpables.

Artículo extraído de la prensa burguesa de Torino/Turín (Italia) del día 12/08 . Extraído a su vez de Bcn Indymedia

Fuente: Klinamen.

Enlaces relacionados de interés

::Vida , pasión y muerte de María Soledad Rosas. Página12
:: La vida breve. Página12
:: Desordenes en el décimo aniversario del suicidio de Maria ’’Sole’’ Rosas. Klinamen
:: Amor y anarquía, la vida de Soledad Rosas (1974-1998)
:: 11 de Julio de 1998: se suicidaba María Soledad Rosas

Portafolio

Descargar
Doc: JPEG
Peso: 48 KB
Res: 450×325 px

TURIN. 12/07/2008. A 10 años de la muerte de Maria Soledad Rosas, conocida como Sole, la mítica compañera de Edoardo Massari (Baleno) los anarquistas insurreccionalistas han vuelto ha hacerse ver.

Ayer, con las primeras luces del alba, han lanzado varios molotov en la calle Corte dŽApello 16, contra el viejo tribunal. Los artefactos también contenían barniz colorado que ha embardunado la fachada del edificio. Los anarquistas han tenido todo el tiempo para firmar el ataque. Dos pintadas con caracteres curvilíneos: Este tribunal chorrea sangre y otra en recuerdo de Sole y Baleno, ambos suicidados. El atentado sólo se ha descubierto en torno a las 7:30 cuando el guarda ha abierto las verjas. De inmediato se ha avisado a la GIGOS y una unidad especializada ha empleado toda la mañana en restaurar los muros del palacio.

Información sobre las muertes de Sole y Baleno:

Torino: La Muerte de Edoardo: Suicido de Estado (1998)

Viernes 27 de febrero, una marcha nocturna que atravzo las principales calles del centro de Torino, para romper el silencio sobre la situacion actual de los prisioneros politicos en la carcel desde los 70’s da inicio a la campana de prensa en contra de los squatters donde las pintas fueron argumento al escandalo. Durante la noche entre el jueves 5 y el viernes 6 de marzo, comienza en Torino, Italia otra operacion por parte de la policia y comandos especiales; despues de los investigaciones del magistrado Laudi (pupilo del ya conocido juez Marini) que lleva anos indagando inutilmente sobre los trabajos que danaron los proyectos del proyecto TAV (trenes de alta velocidad, proyecto nocivo de destruccion y contaminacion en el Valle Susa en Torino, al norte de Italia), que cuenta ya con varios accidentes ya que corre por tierra a la velocidad de un avion (y que solo beneficia a los commerciantes y a ricos). Danos a canales de television y a la Telecom, asi como una atena de communicacion de los carabinieri, y como sucede en estos casos la atencion recae nuevamente al movimiento anarquista y es asi como la ROS y compania inician el rastreo de la busqueda de los presuntos culpables, desalojando tres casas ocupadas del area libertaria del Torino: “La Alcova, El Asilo y la Casa”. Donde en esta ultima despues de tres horas de inspeccion, fue encontrado en el sotano material definido “interesante” y son por esto arrestados tres ocupantes anarquista: Edoardo Massari de Ivrea, Silvano Pelisero de Val de Susa, y Soledad Rosas de origen argentino. Estan acusados de pertenecer a la organizacion de los “Lobos Grises” (Luppi Griggi), nombre con el cual fueron firmados varios atentados al TAV. Al dia siguiente en respuesta a las agressiones sufridos durante los desalojos y para reclamar la libertad de los tres arrestados, se realizo un mitin frente a la delegacion, pero los manifestantes fueron perseguidos por la policia, siendo detenidos 17 personas, y arrestados 6 que fueron liberados hasta el domingo 8 de Marzo. Contemporaneamente es reocupado el Asiloy el dia anterior tambien la Alcova; mientras la campana periodista contra los “anarquistas ecoterroristas que ocupan squats” se suma a las agressiones que la policia y jueces han desencadenado acusando a los tres arrestados antes del proceso.

La Madrugada de Sabado 28 de marzo, Edoardo Massari llamado Baleno (Relampago) por sus amigos, es encontrado ahorcado en su celda. En la tarde del mismo dia una marcha no autorizada atravieza el centro acompanada de una sola manta con la frase: “Asesinos, Carcineros, Bastardos, son ustedes los responsables por esta muerte asi comode todas aquellas que cometen en la carcel. Asesinos, terrroristas, crriminales, son ustedes: periodistas, esbirros y especuladores del TAV. De ahora en adelante la vida de esta ciudad de muertos no volvera a ser la misma y todo esto es solo culpa suya.”

El domingo 29, Soledad (companera de Edoardo) inicia una huelga de hambre y el lunes tambien Silvano.

El jueves 2 de abril son los funerales de Edoardo en su pequeno pueblo Brosso, lugar donde viven sus padres los cuales advierten a los periodistas de no presentarse a fotogrfiar ni a filmar con sus camaras el dolor y el sufrimiento para convertirlo despues en un espectaculo y venderlo. Pero estas no hicieron caso y asi como atrevieron a llegar son expulsados, sus camaras y videocamaras fueron destrozadas y Daniel Greco “periodista” difamador de Edoardo es golpeado.

Al dia siguiente las primeras paginas de los periodicos aparecencon este encabezado: “Los periodistas son martires de la libertad de informacion.”

El aire que se respira en Torino es pesadisimo. Hay una gran tension, pues se prepara una manifestacion en solidaridad con los arrestados y en protesta por la muerte de Edoardo. Un dia antes los ‘squatters’ anuncian una conferencia de prensa y television en la cual al presentarse ponen sobre una mesa pedazos de carne podrida e invintan a los periodistas buitres de la informacion, a atascarse; mas tarde otros 50 squatters entran a un supermercado, exproprian comida y bebida, ofreciendo un banquete de solidaridad por Silvano y Soledad que llevan dias en huelga de hambre. El sabado 4 de abril es una manifestacion nacional donde participan mas de 8 mil personas provenientes de toda Italia, asi como tambien de Alemania, Francia, Suiza…Al frente de la marcha estan solo dos mantas; “ASESINOS…SOLEDAD Y SILVANO LIBRES, LIBRES TODOS” Durante esta manifestacion al nuevo palacio de justicia lanzaron piedras, ocasionando la ruptura de algunos vidrios y estaciones, fueron despues un prtexto mas para buscar los nuevo squatters culpables.

 

 

Pasaron 20 años de la detención que terminó con el suicidio de María Soledad Rosas, la chica nacida en Buenos Aires que arribó a Turín en julio de 1997, y en poco menos de un año, siguiendo el amor y su búsqueda existencial, se transformó en una militante anarquista miembro del movimiento italiano conocido como squatters, que ocupaba casas abandonadas. Martín Caparrós investigó su vida en su libro Amor y Anarquía. La vida urgente de Soledad Rosas 1974-1998, los Redondos la mencionaron en su canción Esto es to-to-todo amigos, y Agustina Macri lo transformó en la película Soledad, estrenada en estos días.

Soledad Rosas en su casa en Buenos Aires

La historia de Soledad Rosas empieza en el primario y secundario en el Río de la Plata, un colegio de monjas de Barrio Norte, y sigue como estudiante de Administración hotelera en la Universidad de Belgrano. Hablaba cinco idiomas: inglés, francés, italiano, alemán y portugués, y nunca había militado en un partido político. Paseaba perros para ganarse su propio dinero mientras estudiaba en la facultad. A fines de 1996, sus padres –Luis, descendiente de Juan Manuel de Rosas y Marta Rey– decidieron premiar a Sole con un viaje a Europa. Su novio argentino se opuso, entonces Soledad cortó la relación y partió en compañía de una amiga de la madre. Primero fue a Brasil. Más tarde, Italia, donde conoció a Baleno, a principios de 1997. Edoardo Massari, alias Baleno, su pareja 11 años mayor y líder del movimiento squatter en Turín.

El movimiento squatter era un grupo autónomo, anarquista y punk, que vivía fuera de las normas. Se apropiaban de casas desocupadas, hacían recitales, marchas de protesta contra el sistema político, se agrupaban en comunidad y trabajaban en cooperativas. La noche del 5 de marzo de 1998, Soledad, Baleno y su amigo Silvano Pelliseri fueron detenidos, la policía los había estado siguiendo y había puesto un micrófono en su auto. Los acusaron, sin pruebas concretas, de ser “ecoterroristas” y de atentar contra el TAV, un tren de alta velocidad de la compañía Val Sussa, en 1996, de vender armas y de formar parte de una asociación subversiva.

03.04.98. Soledad Rosas es arrestada en Turín
03.04.98. Soledad Rosas es arrestada en Turín

“Nos volveremos a ver pronto, Baleno”, las palabras que Soledad expresó llorando sobre el cajón de su novio, Eduardo Massari. El 28 de marzo de 1998, el italiano acusado de integrar un grupo anarco que había cometido varios atentados, se ahorcó con una sábana en su celda de la cárcel de Valette, en Turín. 

Casi cuatro meses después, el domingo 11 de julio del mismo año, a la madrugada, mientras cumplía arresto domiciliario en una comunidad de rehabilitación, Soledad hizo lo mismo que su novio. Así la encontraron en la habitación que ocupaba en la comunidad Sotto i Ponti, en el pueblo de Bene Vagienna.

¿Quién fue Soledad Rosas para ustedes, una chica confundida de Barrio Norte o una persona que quiso buscar un sentido a su vida demasiado lejos?

Vera Spinetta: Conocía la historia de Sole y la amaba. Poder tomar su historia con mucha seriedad, con mucho cuidado, con respeto y con amor. A partir de ahí, contar nuestro punto de vista desde el lugar de cuidar a la familia y de cuidarla a ella y a todo su entorno. Siento que claramente fue una persona que buscó en su vida un sentido, una identidad propia, su conquista de libertad, su voz propia. Fue alguien que hizo una búsqueda completamente personal y sincera.

Agustina Macri: Es difícil sintetizarla en solamente una cosa o la otra. Me parece que era una mujer, una chica joven que a pesar de su juventud mostraba valentía y coraje, era una piba que iba para adelante, intuitiva muy amorosa, se relacionaba mucho con las personas de una manera fresca y sociable. Amaba a su familia pero le daba vergüenza demostrarlo como dice en su última carta que aparece en la película. Creo que fue una chica joven que sacó toda la mujer que tenía dentro a una edad, para mí, muy admirable.

Para ambas es su primer gran proyecto con una historia fuerte que exigió mucho compromiso. Cómo lo transitaron?

VS: Sí, fue re fuerte para mí. Era un desafío enorme y lo disfruté muchísimo. En el medio, tuve algunas crisis sobre todo porque en un momento estaba tan fuera de mi, estaba como tan metida en todo lo que estábamos haciendo y sentía a Sole atravesándome en todo sentido que hubo momentos en que me cuestionaba dónde estoy yo en todo esto. Agus me pasó la película de Jim Carrey, Jim & Andy, donde él intérpreta a Andy Kaufman y me cambió la visión totalmente, es decir existe que te pase esto, existe que sientas que algo te está tomando por completo y poder soltar eso y que sea una herramienta que la usás a favor. Más allá de esta situación, lo transité con mucha felicidad y con mucho agradecimiento,  siento que uno de los grandes aprendizajes fue sentir en cada momento que lo estaba viviendo y que era hermoso lo que estaba pasando. Fue una oportunidad para poder jugar, explorar, conocerme más y actuar de una manera súper libre.

AM: Creo que hacer una película ya de por sí es un desafío muy grande en todo sentido y esta película no se quedaba atrás en su complejidad, en sus dimensiones en todos los aspectos que incluía. Un poco también el confrontarse mano a mano con la realidad con el hecho real, te pone como directora en una responsabilidad de tratar esos hechos con mucha precisión y con mucho respeto. El hecho de que estaba Amor y Anarquía atrás de todo esto, nos obligó en el buen sentido de estar todo el tiempo en un vínculo con la realidad con mucha responsabilidad.

 

En un punto se trata de una historia de amor que termina muy mal. ¿Pudiste mostrar todo lo que querías mostrar de Soledad, políticamente hablando?

AM: La política es un condimento y es una coyuntura. Es el contexto de una historia mucho más profunda y mucho más potente. Creo que Soledad abraza la anarquía desde el amor que siente por Eduardo pero también abraza a Eduardo a través de la anarquía, es decir, ella está como en un abrazo fundido entre las tres cosas y creo que la política tuvo el peso suficiente en esta película que le quería dar porque me parece que la historia de ella y su transformación, su viaje interior, el amor, la libertad, eran muchísimo más importantes y valores más potentes para contar.

El rodaje en Italia fue intenso.

AM: Filmar allá fue una experiencia espectacular, armamos un equipo de trabajo muy bueno de técnicos, jefes de equipo, gente muy grossa que había trabajado con grandes directores italianos. Y la verdad es que manejamos un idioma muy parecido. No hay un choque cultural en ese sentido, todo lo contrario. Somos como hermanos. Así que fue un placer. El director de arte, por ejemplo, había sido squatter en los 90s y estaba muy sumergido en la cultura y en ese mundo. Y yo sabía que iba a poder interpretar escenográfica y visualmente todo lo que necesitábamos y eso me daba mucha mucha tranquilidad.

¿Cómo fue el proceso creativo para interpretar en este caso a una persona real con una historia real, encontraste el personaje de una o fue una búsqueda a medida que avanzaban los días de rodaje?

VS: El personaje fue más bien como un proceso anterior al rodaje porque las primeras escenas comenzaban en la cárcel con la historia muy avanzada en cuanto a la narrativa y lo dramático, entonces había que saltar en el tiempo bastante y ya desde el primer día de rodaje tenía que estar re metida. Toda la parte final de la película que es en Ovada, en ese lugar de la prisión domiciliaria, en medio de la nada y ahí ya estaba muy metida y da la casualidad de que era casi el final del rodaje en Italia, después se filmó lo de Argentina en Montevideo, pero estaba bastante avanzado el tiempo de rodaje, habíamos filmado casi toda la peli.

El proceso creativo fue en un principio muy introspectivo, de poder vincular lo que yo sentía que eran las emociones que Sole transita a través de toda la película, poder conectar con eso desde mí. Y después fue un laburo con Agustina y con mi coach Francisca Ure, que tomó un papel principal porque me ayudó muchísimo en lo técnico, en las curvas dramáticas, en qué lugar qué cosa y poder ver el texto en profundidad y después la coach italiana Tatiana Lepore fue muy importante porque me situó en los jóvenes de los 90s, en el movimiento anarquista, ella es anarquista y es contemporánea de Sole y vivió todo lo que se vivía en ese momento allá.

¿Te costó salir de la historia, después de terminar el rodaje seguiste enchufada a Soledad?

VS: Me costó salir porque me fue difícil desprenderme de Sole. Fue tan lindo poder tener un rato contacto con ella de alguna manera. De todas formas siento que aún me acompaña.

 

¿Cómo llegaste a Vera? 

AM: A Vera Llegué por casting. Natalia Smirnoff fue la directora del casting en Argentina que no solamente es una directora con mucho ojo sino que es muy sensible. Hicimos una primera lista de casi 30 actrices de teatro de tele de cine que habían hecho o no habían hecho protagónicos, en esa lista estaba Vera y en el primer casting le fue muy bien. Después hicimos tuvimos dos encuentros más donde quería seguir explorando en ella y seguir sacándome dudas de alguna manera o realmente estar muy segura de lo que quería porque era una decisión que era fuerte, muy importante para mí y para el proyecto.

Entiendo que cada director es diferente. ¿Como definirías a Agustina como directora?

VS: Agustina es una directora que me parece muy talentosa, que sabe lo que quiere contar y que a la vez te da la libertad como actor de poder explorar en todo lo que necesites para llegar a lo genuino a lo sincero a lo que uno pueda dar desde lo intuitivo también. Fue muy generosa conmigo, me dio una libertad gigante y no pasa mucho eso o por lo menos en mi experiencia que no es tan grande pero que sí hice varias cosas. No es lo más común y me parece que eso es increíble para un actor poder dar algo más propio y que eso después termine siendo importante para la película.

¿Quiénes fueron los que te sirvieron como referencias para el armado estético de la película, hubo directores en el pasado que realmente te hayan inspirado?

AM: Muchos directores me inspiraron el trabajo que hice, a nivel visual tiene mucho que ver con todas las películas que vi, con directores que admiro desde todo punto de vista. Pero para esta película específicamente me basé en laburos sobre todo para las partes de acción y de cárcel, en Haneke que me gustaba mucho como hace el tratamiento de planos fijos, en V de Vendetta para la transformación de Natalie Portman bastante parecida a lo que yo buscaba visualmente con Vera, de Antonioni saqué también muchas cosas de su gráfica y un montón de cosas de su cine. De Tarkovsky siempre me gusta tomar algunos elementos sobre todo en el funeral. El espectro de referencias es muy grande, creo que está muy bueno basarse en referencias. También me volqué mucho en el mundo del arte pictórico, me inspiró mucho Caravaggio para el tratamiento de la luz de algunas escenas como hacia el final, y me gusta mucho una fotógrafa que se llama Francesca Woodman
para todo lo que tenía que ver con esa confrontación del personaje con su soledad.

Después de meterte en la historia de Sole, ¿Crees en el destino?

AM: Sí yo creo en el destino. Creo que las cosas siempre suceden por algo, no suceden porque sí. No es una casualidad. Creo más en las causalidades y en la sincronicidades.

 

Soledad Rosas – Anarquista

 

Soledad Rosas

María Soledad Rosas 1974-1998