Fernando Gómez Peláez (1915-1995)

Fernando Gómez Peláez (Vida y obra)

Fernando Gómez Peláez, periodista y militante anarquista en el Congreso de Unificación Confederal (Madrid, 29 de junio y 1 de julio de 1984)
Fernando Gómez Peláez, periodista y militante anarquista en el Congreso de Unificación Confederal (Madrid, 29 de junio y 1 de julio de 1984)

Fernando Gómez Peláez (1915-1995). Nació el 22 de febrero de 1915 en Torrelavega, Santander, Cantabria, (España) y murió el 15 de julio de 1995 en Fontainebleau, Isla de Francia, (Francia).

Fernando Gómez Peláez fue periodista y militante anarcosindicalista 

Nació en una familia de modestos comerciantes. Su actividad en el movimiento obrero comienza con su militancia en «Vanguardia Federal», agrupación local del Partido Republicano Democrático Federal, que seguía los postulados de Pi y Margall, organización a la que representó en los congresos federales de Madrid, Comunidad de Madrid, (España) de 1932 y 1933.

También ocupó la secretaría del Ateneo Obrero de Torrelavega, Santander, Cantabria, (España), centro cultural de tendencia libertaria.

Sus primeras crónicas periodísticas fueron publicadas en “La Región”. Periódico de clase, diario obrero de Santander, Cantabria, (España) donde hará trabajo como corresponsal desde el movimiento revolucionario de octubre de 1934 hasta el estallido de la guerra civil.

En 1935 ingresó en la Unión General de Trabajadores (UGT), presidiendo la Bolsa del Trabajo de Torrelavega, Santander, Cantabria, (España) y organizando el Sindicato de la Industria del Caucho desde su lugar de trabajo en la fábrica alemana de neumáticos “La Continental”.

Con la guerra, el sindicato pasó a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), en una práctica de reubicación ideológica muy extendida en Cantabria y Asturias, (España) donde la unidad sindical era un principio específico hasta ese momento.

Cuando estalló la guerra, y ya como militante cenetista, intervino en el control obrero de la fábrica. Participó en la Comisión de Abastecimientos de Torrelavega, Santander, Cantabria, (España)  y se incorporó en las Milicias de Montaña Confederales el frente de Burgos, Castilla y León, (España) como corresponsal de guerra. Siguió la campaña de Asturias, (España) como comisario de Ingenieros, consiguiendo finalmente la evacuación a Francia pasando por Avilés, Asturias, (España). Cuando volvió a la Península, ingresó en la Escuela de Defensa Especial Contra Aeronaves (DECA) de Girona, Cataluña, (España) de donde salió con el grado de sargento administrativo hacia la campaña del Ebro.

El 9 de febrero de 1939 cruzó la frontera, junto con miles de refugiados en un éxodo en masa. Por el paso de Perthus, Céret, Pirineos Orientales, Occitania, (Francia), llegó al campo de Saint Cyprien, La Côte Radieuse, Perpiñán, Pirineos Orientales, Occitania, (Francia) primera etapa de su destierro que duró más de tres décadas. Después de los campos de concentración (Barcarès), las Compañías de Trabajo, el intento no exitoso de trasladarse a México, y el paso por la prisión de Burdeos,  Gironda, Nueva Aquitania, (Francia) durante la ocupación alemana, llegó la Liberación y con ella la vuelta de la CNT, ahora en Francia.

En marzo de 1946 el sindicato anarcosindicalista le encargó la dirección de “Solidaridad Obrera”, semanal de fuerza tirón que contó con colaboradores de prestigio, como Salvador de Madariaga, Luis Araquistain, Chicharro de León, Bosch Gimp, Juan Andrade o Albert Camus de quien hará su necrológica Camus, el espagnol») para el periódico “Le Monde Libertaire”. Esta publicación, después en el exilio de la histórica publicación libertaria, la editaba en París, Isla de Francia, (Francia) la fracción que tras la ruptura confederal de 1945 se definió como «anticolisión colaboracionista» o «apolítica», frente al sector que secundó desde el exilio la participación de los comités de España en alianzas políticas contra la dictadura. Dirigió este periódico hasta 1954, y además su colección de libros, folletos y el suplemento mensual de carácter literario.

En 1954 comenzó a trabajar como corrector en la editorial Larousse, donde coincidió con el viejo militante libertario Antonio García Birlan (Dionysios) y, más tarde, con su amigo Mariano Aguayo. Se adhirió al Sindicato de Correctores de la Confederación General del Trabajo (CGT) de París, Isla de Francia, (Francia) y ejerció como delegado de empresa durante una temporada.

En diciembre de 1957 comenzó a editar la efímera revista mensual “Atalaya”. Tribuna confederal de libre Discusión, el tono crítico de esta publicación provocó la irritación del Secretariado Intercontinental (SI), máximo órgano de la CNT de España en el Exilio, que bloqueó su aparición después de siete números. “Atalaya” representaba la primera expresión pública de descontento militante en las filas del sector «apolítico»; descontento dirigido especialmente hacia Germinal Esgleas, secretario general del SI, y sus posiciones inmovilistas.

Esgleas sería sustituido en agosto de 1958 por Roque Santamaría, acelerando un acercamiento entre las fracciones escindidas de la CNT que concluyó en el Congreso de 1961 de Limoges, Alto Viena, Nueva Aquitania, (Francia) llamado “Congreso de la Reunificación”.

Pasado un primer momento de euforia, la sombra de una unidad ficticia que no cubriera las expectativas de los militantes que, como Gómez Peláez, habían participado en su largo y laborioso proceso planeará durante toda la década de los sesenta, generando espacios de expresión alternativos, tales como los Grupos de Presencia Confederal, creados a finales de la década.

Participaron en estos grupos «marginalista» venidos de diversas corrientes; críticos que sin constituirse en escisión permanecen dentro del movimiento como una facción desafecta de la línea inmovilista del nuevo vigente en la dirección de la CNT.

Reunidos en Narbona, Aude, Occitania, (Francia)  en mayo de 1970, estos disidentes acordaron editar un periódico mensual, “Frente Libertario”, encargando su dirección a Gómez Peláez. Cuando salió el primer número, en julio de 1970, ya había sido expulsado de la CNT por una orden de 1969 de la Comisión de Asuntos conflictivos. Este organismo, creado en el Pleno de Marsella de 1967, expulsó en pocos años un tercio de los militantes del exilio, en ocasiones Federaciones Locales enteras que se negaban a acatar la orden contra uno de los afiliados. Entre los inculpados podemos citar militantes destacados como, José Borrás, Mercelino Boticario, Roque Santamaría o José Peirats.

Entre julio de 1977 y octubre de 1982 dirigió el bimensual confrontaciones. “Boletín interno de las Agrupaciones Confederales y Afinidades Libertarias en el exterior”. Además de la actividad editorial, participó a principios de los sesenta en la “Commission Internationale de Liaison Ouvrière” (CILO), fundada por su amigo Louis Mercier Vega y donde colaboró ​​Helmut Rüdiger, escribiendo en su boletín, en ocasiones bajo el seudónimo de Cristóbal Barcena.

Tras la unificación cenetista, creó con los militantes parisinos de una y de otra tendencia, el “Centro de Estudios Sociales y Económicos” (CESE), especie de ateneo libertario con el fin de organizar actividades culturales en la nueva emigración de los setenta y que publicó su propia revista, “Estudios Confederales”.

Fue vocal del Comité Central en Francia de la Cruz Roja Republicana Española. Con Rudolf de Jong, del International Institute of Social History (IISH) de Amsterdam, trabajó durante años en un proyecto general de bibliografía general de la Guerra Civil española que, desgraciadamente, no lograron concluir. Colaboró ​​con este centro en la colección y el depósito de buena parte de los periódicos, revistas y otros materiales impresos del movimiento libertario en el exilio.

Constituyó también, con su amigo Aguayo, un fondo fotográfico de la Guerra Civil, actualmente depositado en el «Asociación Guilda Cultural» de Mérida, Extremadura, (España). Escribió además en multitud de revistas (“Interrogations”, “Cuadernos de Ruedo Ibérico”, “El Luchador”, “Tierra y Libertad”, etc.) Y colaboró ​​en la edición de varios volúmenes, como las memorias de Cipriano Mera, a petición del su amigo José Martínez Guerricabeitia, director de “Ediciones Ruedo Ibérico” de París, Isla de Francia, (Francia) o algunas novelas de Ramón J. Sender.

Durante la primavera de 1976, acompañado de su hijo Freddy, también militante libertario, pisó por primera vez la Península desde que la dejó en febrero de 1939.

En 1980 participó en el Pleno Nacional de Regionales de Madrid representado el grupo de Narbona.

En 1982, muerto Roque Santamaría, encabezó la fracción de los Grupos Confederales. Ya jubilado vivió a caballo entre París, Isla de Francia, (Francia) y Santander, Cantabria, (España) y a mediados de los años ochenta, el Ayuntamiento de Torrelavega, Cantabria, (España) le propuso redactar sus recuerdos de juventud.

Afectado por los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, escribió Aquellos años, Torrelavega. Vivencias, recuerdos y desilusiones de un libertario torrelaveguense”, que finalmente no se publicó y permaneció depositado en el IISH. Publicó “Leyenda y realidad” (1961) y “Santiago Carrillo huevo l’histoire falsifiée” (1977).

Fernando Gómez Peláez murió el 15 de julio de 1995 en Fontainebleau, Isla de Francia, (Francia) y fue enterrado el 26 de julio en el cementerio de Bagneux, cerca de París, Isla de Francia, (Francia),

Su compañera, Consuelo Tourman (Chelín), que colaboró ​​con “Mujeres Libres” de París, Isla de Francia, (Francia),  y de Londres, Gran Bretaña, (Reino Unida) murió el 17 de agosto de 1997 en Montrouge, Distrito de Antony, Altos del Sena, Isla de Francia, (Francia).

El archivo de Fernando Gómez Peláez, esta depositado en el International Institute of Social History (IISH) de Amsterdam, es uno de los fondos documentales más importantes del exilio libertario español, fuente fundamental para el conocimiento del anarcosindicalismo de posguerra.

 

Fernando Gómez Peláez (1915-1995)

El 22 de febrero de 1915 nace en Torrelavega (Santander, Cantabria, España) el periodista y militante anarcosindicalista Fernando Gómez Peláez. 

Nacido en una familia de modestos comerciantes, su actividad en el movimiento obrero comienza con su militancia en «Vanguardia Federal», agrupación local del Partido Republicano Democrático Federal, que seguía los postulados de Pi y Margall, organización a la que representó en los congresos federales de Madrid de 1932 y 1933. También ocupó la secretaría del Ateneo Obrero de Torrelavega, centro cultural de tendencia libertaria. 

Sus primeras crónicas periodísticas publicaron en “La Región. Periódico de clase” , diario obrero de Santander donde hará trabajo como corresponsal desde el movimiento revolucionario de octubre de 1934 hasta el estallido de la guerra civil. 

En 1935 ingresó en la Unión General de Trabajadores (UGT), presidiendo la Bolsa del Trabajo de Torrelavega y organizando el Sindicato de la Industria del Caucho desde su puesto de trabajo en la fábrica alemana de neumáticos “La Continental”. Con la guerra, el sindicato pasó a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), en una práctica de reubicación ideológica muy extendida en Cantabria y Asturias, donde la unidad sindical era un principio específico hasta ese momento. 

Cuando estalló la guerra, y ya como militante cenetista, intervino en el control obrero de la fábrica. Participó en la Comisión de Abastecimientos de Torrelavega y se incorporó en las Milicias de Montaña Confederales al frente de Burgos, como corresponsal de guerra. Siguió la campaña de Asturias como comisario de Ingenieros, consiguiendo finalmente la evacuación a Francia pasando por Avilés. 

Cuando volvió a la Península, ingresó en la Escuela de Defensa Especial Contra Aeronaves (DECA) de Girona, de donde salió con el grado de sargento administrativo hacia la campaña del Ebro. El 9 de febrero de 1939 cruzó la frontera, junto con miles de refugiados en un éxodo en masa. Por el paso de Perthus llegó al campo de Sant Cebrià, primera etapa de su destierro que duró más de tres décadas. Después de los campos de concentración (Barcarès), las Compañías de Trabajo, el intento no exitoso de trasladarse a México, y el paso por la cárcel de Burdeos durante la ocupación alemana, llegó la Liberación y con ella la vuelta de la CNT, ahora en Francia. 

En marzo de 1946 el sindicato anarcosindicalista le encargó la dirección de Solidaridad Obrera”, semanal de fuerte tirada que contó con colaboradores de prestigio, como Salvador de Madariaga, Luis Araquistain, Chicharro de León, Bosch Gimp, Juan Andrade o Albert Camus , de quien hará su necrológica Camus, el espagnol») para el periódico Le Monde Libertaire”. Esta publicación, continuación en el exilio de la histórica publicación libertaria, la editaba en París la fracción que tras la ruptura confederal de 1945 se definió como «anticolisión colaboracionista» o «apolítica», frente al sector que secundó desde el exilio la participación de los comités de España en alianzas políticas contra la dictadura. Dirigió este periódico hasta 1954, y además su colección de libros, folletos y el suplemento mensual de carácter literario. 

En 1954 comenzó a trabajar como corrector en la editorial Larousse, donde coincidió con el viejo militante libertario Antonio García Birlan (Dionysios) y, más tarde, con su amigo Mariano Aguayo

Se adhirió al Sindicato de Correctores de la Confederación General del Trabajo (CGT) de París y ejerció como delegado de empresa durante una temporada. En diciembre de 1957 comenzó a editar la efímera revista mensual Atalaya”.Tribuna confederal de libre discusion, el tono crítico de esta publicación provocó la irritación del Secretariado Intercontinental (SI), máximo órgano de la CNT de España en el Exilio, que bloqueó su aparición después de siete números. Atalaya” representaba la primera expresión pública de descontento militante en las filas del sector «apolítico», descontento dirigido especialmente hacia Germinal Esgleas, secretario general del SI, y sus posiciones inmovilistas. Esgleas sería sustituido en agosto de 1958 por Roque Santamaría, acelerando un acercamiento entre las fracciones escindidas de la CNT que concluyó en el Congreso de 1961 de Limoges, llamado “Congreso de la Reunificación”

Pasado un primer momento de euforia, la sombra de una unidad ficticia que no cubriera las expectativas de los militantes que, como Gómez Peláez, habían participado en su largo y laborioso proceso planeará durante toda la década de los sesenta, generando espacios de expresión alternativos, como los Grupos de Presencia Confederal, creados a finales de la década. Participaron en estos grupos “marginalista” venidos de diversas corrientes, críticos que sin constituirse en escisión permanecen dentro del movimiento como una facción desafecta de la línea inmovilista del nuevo vigente en la dirección de la CNT. Reunidos en Narbona en mayo de 1970, este disidentes acordaron editar un periódico mensual, “Frente Libertario” , encargando su dirección a Gómez Peláez. Cuando salió el primer número, en julio de 1970, ya había sido expulsado de la CNT por una orden de 1969 de la Comisión de Asuntos conflictivos. Este organismo, creado en el Pleno de Marsella de 1967, expulsó en pocos años un tercio de los militantes del exilio, en ocasiones Federaciones Locales enteras que se negaban a acatar la orden contra uno de los afiliados. Entre los inculpados podemos citar militantes destacados como Cipriano Mera, José Borrás, Mercelino Boticario, Roque Santamaría o José Peirats

Entre julio de 1977 y octubre de 1982 dirigió el bimensual Confrontaciones”. Boletín interno de las Agrupaciones Confederales y Afinidades Libertarias en el exterior. Además de la actividad editorial, participó a principios de los sesenta en la “Commission Internationale de Liaison Ouvrière” (CILO), fundada por su amigo Louis Mercier Vega y donde colaboró ​​Helmut Rüdiger, escribiendo en su boletín, en ocasiones bajo el seudónimo de Cristóbal Barcena

Tras la unificación cenetista, creó con los militantes parisinos de una y de otra tendencia, el Centro de Estudios Sociales y Económicos (CESE), especie de ateneo libertario con la finalidad de organizar actividades culturales en la nueva emigración de los setenta y que publicó su propia revista, Estudios Confederales”

Fue vocal del Comité Central en Francia de la Cruz Roja Republicana Española. 

Con Rudolf de Jong, del International Institute of Social History (IISH) de Amsterdam, trabajó durante años en un proyecto general de bibliografía general de la Guerra Civil española que, desgraciadamente, no consiguieron concluir. Colaboró ​​con este centro en la colección y el depósito de buena parte de los periódicos, revistas y otros materiales impresos del movimiento libertario en el exilio. Constituyó también, con su amigo Aguayo, un fondo fotográfico de la Guerra Civil, actualmente depositado en el “Asociación Guilda Cultural” de Mérida.

Escribió además en multitud de revistas (“Interrogations”, “Cuadernos de Ruedo Ibérico”, “El Luchador”, “Tierra y Libertad”, etc.) y colaboró ​​en la edición de varios volúmenes, como las memorias de Cipriano Mera – a petición del su amigo José Martínez Guerricabeitia,, director de «Ediciones Ruedo Ibérico» de París o algunas novelas de Ramón J. Sender

Durante la primavera de 1976, acompañado de su hijo Freddy, también militante libertario, pisó por primera vez la Península desde que la dejó en febrero de 1939.

En 1980 participó en el Pleno Nacional de Regionales de Madrid representado el grupo de Narbona.

En 1982, muerto Roque Santamaría, encabezó la fracción de los Grupos Confederales. Ya jubilado vivió a caballo entre París y Santander, ya mediados de los años ochenta, el Ayuntamiento de Torrelavega le propuso redactar sus recuerdos de juventud.

Afectado por los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, escribió Aquellos años, Torrelavega. Vivencias, recuerdos y desilusiones de un libertario torrelaveguense”, que finalmente no se publicó y quedó depositado en el IISH. Publicó Leyenda y realidad” (1961) y “Santiago Carrillo huevo l’histoire falsifiée”(1977).

Fernando Gómez Peláez murió el 15 de julio de 1995 en Fontainebleau (Isla de Francia, Francia) y fue enterrado el 26 de julio en el cementerio de Bagneux, cerca de París.

Su compañera, Consuelo Tourman (chelín), que colaboró ​​con “Mujeres Libres” de París y de Londres, murió el 17 de agosto de 1997 en Montrouge. 

El archivo de Fernando Gómez Peláez, esta depositado en el International Institute of Social History (IISH) de Amsterdam, es uno de los fondos documentales más importantes del exilio libertario español, fuente fundamental para el conocimiento del anarcosindicalismo de posguerra.

 

Segunda fila: Francisco Isgleas, Federica Montseny, Germinal Esgleas y Blanco. Primer plano: Laureano Cerrada, Fernando Gómez Peláez y Esteban Navarro (Francia, 11-04-1946)
Segunda fila: Francisco Isgleas, Federica Montseny, Germinal Esgleas y Blanco. Primer plano: Laureano Cerrada, Fernando Gómez Peláez y Esteban Navarro (Francia, 11-04-1946)
Confeccionando el periódico Atalaya . De izquierda a derecha: José Dueso, Antonio Téllez, Fernando Gómez Peláez, José Muñoz y Molinos (1958)
Confeccionando el periódico Atalaya . De izquierda a derecha: José Dueso, Antonio Téllez, Fernando Gómez Peláez, José Muñoz y Molinos (1958)

1 comentario en “Fernando Gómez Peláez (Vida y obra)”

Los comentarios están cerrados.