Diego Franco Cazorla (1920-1947)

Diego Franco Cazorla (Vida y obra)

 Diego Franco Cazorla (1920-1947) Nacio el 14 de marzo de 1920 en Barcelona, Cataluña, (España) y murio el 22 de abril de 1947 fusilado en Pasaia, Guipúzcoa, País Vasco, (España) el anarquista, anarcosindicalista y resistente antifranquista Diego Franco Cazorla, más conocido por su pseudónimo literario de Amador Franco.

Hijo de una humilde familia que vivía en el barrio del Torreón de l’Hospitalet de Llobregat, fue el tercero de cinco hermanos (dos niñas y tres niños) y sólo hizo los estudios primarios.

A partir de 1932 compaginó su trabajo de aprendiz de tornero de carpintería con la asistencia a las clases nocturnas de la Escuela Racionalista que regentaba el anarquista Severino Campos Campos y su compañera Igualdad Ocaña Sánchez.

Cuando tenía 13 años se afilió a las Juventudes Libertarias  del Torreón y tomó parte en las tertulias de los militantes anarquistas de Hostafrancs.

En 1934 participó como orador en su primer mitin, uno de afirmación anarquista organizado por los relojeros del Torreón.

Desde 1935 formó parte, con Vicente Rodríguez García (Viroga), Ramón Monterde y otros, de la libertaria Federación Estudiantil de Conciencias Libres, de la cual surgió la iniciativa de crear una Universidad Popular al año siguiente.

Participó activamente en las luchas de calle para sofocar el levantamiento fascista de julio de 1936, especialmente en el asalto del cuartel de Pedralbes.

Después marchó al frente de Aragón como miliciano de la Columna «Roja y Negra», donde ejerció tareas propagandísticas.

Después de luchar en el frente de Huesca (Carrascal, Monte de Aragón, Siétamo, etc.), participó en la organización de las colectivizaciones aragonesas. En esta época destacó como orador y colaboró en Acracia” (Lleida), “Frente y Retaguardia” (Barbastre), “Boletín Ateneo de Sants” (Barcelona), “Esfuerzo” (Barcelona) y “Ruta” (Barcelona).

Unido al grupo de las Juventudes Libertarias contrarias al colaboracionismo gubernamental, ingresó, con Josep Peirats Valls, en el grupo «Los Irreductibles”, adscrito a la Federación Anarquista Ibérica (FAI).

El 14 de febrero de 1937, representando las Juventudes Libertarias del Frente de Aragón, habló, con Fidel Miró, Alfredo Martínez Hungría, José Grunfeld y otros, en el grandioso mitin del Frente de la Juventud celebrado en la barcelonesa plaza de Cataluña.

El mayo de 1937 asistió en el Congreso de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL) que se celebró en Barcelona.

En este 1937 hizo mítines, con Ramón Liarte, Santana Calero y otros, en Barcelona y ocupó la Secretaría de Cultura y Propaganda del Comité Regional de Cataluña y Baleares de la FIJL. También este año publicó, con otros, el folleto “Voces juveniles”. Interpretación ácrata de nuestra revolución.

A comienzos de 1938, con Josep Peirats, asistió como delegado del Comité Regional al Congreso Peninsular del  FIJL celebrado en el Teatro de la Metalúrgica de Valencia, donde defendió la anticolaboracionismo.

Con el triunfo franquista, cruzó los Pirineos y, haciéndose pasar por vasco, fue voluntariamente al campo de concentración de Gurs para preparar, con compañeros vascos, la lucha clandestina en la Península.

Durante la II Guerra Mundial apoyó grupos de la Resistencia francesa y al acabar el conflicto ayudó a la reconstrucción del Movimiento Libertario Español (MLE), siempre reivindicando las posiciones anticolaboracionistas.

En estos años se ganó la vida como pudo (labrador, carpintero, oficinista, enfermero, etc.).

El 22 de marzo de 1944 asistió al clandestino Pleno de Muret y en octubre de aquel año al Congreso de Toulouse, además del I Congreso del MLE celebrado en París en mayo de 1945.

En este último año, hizo mítines en Santo-Etiève y en Carcasona y publicó en París una compilación de su obra poética bajo el título “Consejas y poesías”.

Bien pronto se integró en grupos de acción antifranquistas en el interior de la Península y cruzó repetidamente la frontera pirenaica en misiones orgánicas y de propaganda.

En 1946 cruzó los Pirineos con Raúl Carballeira Lacunza con el encargo de relanzar las  Juventud Libertarias en el interior y de editar su órgano de prensa clandestino “Ruta”. En julio de 1946, en una nueva misión, fue detenido por la Guardia Civil con Antonio López Montes en la estación de Irún cuando intentaba pasar clandestinamente a la Península; traían gran cantidad de propaganda, un aparato transmisor-receptor TSH y 30.000 pesetas.

Después de ser torturados durante meses en el cuartel de Ondarreta, fueron juzgados en consejo de guerra en el cuartel de Loiola de San Sebastián y condenados a muerte el 21 de abril de 1947.

Ambos tenían que ser ejecutados oficialmente el 30 de abril, pero durante la noche del 21 al 22 de abril fueron llevados en un camión a un campo abierto de Pasaia, Guipúzcoa, País Vasco, (España) y fusilados por un pelotón de falangistas.