Eduardo  José Esteve (1916-1996)

Eduardo  José Esteve (Vida y obra)

Eduardo  José Esteve – del grupo de evasión de Ponzan
Eduardo  José Esteve – del grupo de evasión de Ponzan

Eduardo  José Esteve (1916-1996) Nacio el 8 de mayo de 1916 en Casinos, Valencia, Valencia (España)  y murió el 29 de diciembre de 1996 en Barcelona, Cataluña (España) el militante anarcosindicalista Eduardo José Esteban, también conocido bajo los seudónimos de Germen, Germen Esteve y José López Aguado.

Había nacido el 8 de mayo de 1916 en Casinos (Valencia, Valencia) en una familia de albañiles. Huérfano de madre a los nueve años, dejó la escuela cuando tenía 11.

En marzo de 1931 se traslada a Valencia, donde queda bastante impresionado con la proclamación de la II República.

Tras la lectura de Malatesta y de Kropotkin se declaró anarquista e ingresó en el Sindicato de la Construcción de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT).

Atraído por el naturismo, participará también en el grupo esperantista “Libera Vivo”, donde militan destacados miembros de las Juventudes Libertarias valencianas.

Miembro del grupo juvenil anarquista de Vega Alta, fue nombrado delegado de la Federación Local de las Juventudes Libertarias. Después sería nombrado secretario general de las Juventudes Libertarias locales y provinciales, en sustitución de Manuel Morell Milla, hasta el final de la Guerra Civil.

En julio de 1936 intervino en el asalto de los cuarteles de la Alameda y con Alorda requisó los locales para la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL), días después, fue reelegido secretario del FIJL de Valencia, cargo que mantendrá durante toda la guerra salvo unos meses que estuvo en la Brigada 82 en el frente de Teruel.

Al terminar la guerra, quedo atrapado en Alicante, fue detenido y sufrió encarcelamiento en los campos de Los Almendros y Albatera, hasta que con la ayuda del grupo “Libera Vivo” y del Comité Nacional de Pallarols, logró llegar a Barcelona y pasar la frontera por La Pobla de Lillet.

Detenido durante un mes en Perpiñán, fue enviado al campo de Sant Cebrià y después, con Juan Zafón Bayo y Eleuterio Quintanilla Prieto, a una compañía de trabajadores en la frontera belga.

Hundido el frente galo, cruzó media Francia hasta que fue apresado y encerrado en Vernet y Argelès.

Reincorporado en la 21 Compañía, marchó al arsenal de Mably y, una vez que el arsenal fue requisado por los alemanes, vivió en La Rochelle y Burdeos, ciudad de donde intentó huir en ocasiones durante los cuatro meses que permaneció. Consiguió finalmente huir a Toulouse y se unió a la Red Ponzán en 1941.

A finales de 1942 entró en España como responsable de un grupo de la red de Ponzán. Cuando cayó Francisco Ponzán Vidal, restó en Barcelona, ​​mezclado entre los trabajadores de la capital catalana.

En 1945 fue miembro del Comité Local de la CNT barcelonesa, pero fue detenido y liberado casi inmediatamente, incorporándose de nuevo al Comité Regional de Cataluña de la CNT. Ese mismo año, se unió al Comité Regional de las Juventudes Libertarias de Cataluña, con el que romperá en 1946 por ser contrario a mantener contactos con el exilio. A mediados de 1946 colaboró ​​con el Comité Regional de la CNT de Félix Carrasquer, dedicándose sobre todo a la reorganización de las comarcas barcelonesas. Más tarde formó parte del Comité Regional catalán de Hermes Piquer Fargas y asumió la secretaría general en diciembre de 1946, cuando aún era secretario de la Federación Local barcelonesa, en unos momentos de fuerte empuje confederal. Pero el 20 de mayo de 1947 es detenido y encarcelado durante dos años en la cárcel Modelo de Barcelona.

En libertad condicional a partir de 1949, se afilió al Sindicato de Espectáculos de la CNT, del que llegará a ser presidente en 1952. Ese mismo año fue encarcelado y juzgado en consejo de guerra con otros compañeros confederales en Madrid el 5 de febrero de 1954, condenado a cuatro años, de los cuales cumplirá dos. Una vez liberado, volverá a trabajar en el mismo ramo, cuando ya el declive confederal es un hecho.

Durante la década de los 60 participó, con Ginés Camarasa, en la reconstrucción de un comité nacional cenetista, después del periodo de Juan José Gimeno, convocando un Pleno Nacional de Regionales del que salió elegido Ismael Rodríguez.

Cuando estalló el «cincpuntismo», que supuso la ruptura de la unidad cenetista en el interior, Esteban condenó la aventura.

Años más tarde, como miembro del Comité Regional de Cataluña fue delegado en la Comisión de Relaciones de Francia.

Durante el período de Cipriano Damiano González, por discrepancia con el exilio, abandonó toda tarea orgánica.

En 1976 retornó a la lucha y fue elegido para representar el Sindicato de Espectáculos de Barcelona en el V Congreso, pero se negó a participar por no estar de acuerdo con el otro delegado.

Tras la ruptura confederal se marginó, pero siempre atento de evolución de la CNT.

Durante sus últimos años colaboró ​​en la revista “Polémica”.

Eduard José Esteve fue de los no muy numerosos militantes que permaneció en la España franquista y siempre defendió las prerrogativas del interior sobre las del exilio.